miércoles, 17 de enero de 2024

PUCHERO

 



Ingredientes (para seis u ocho personas)

 

1/4de garbanzos

1 trozo de garreta

1 pechuga de gallina ala incluida

2 huesos de costilla de ternera

1 tozo de tocino yo magroso)

Pencas (yo en abundancia). Si no se encuentran pencas se puede poner cardo

1 trozo de col mediano

1 o 2 chirivías medianas

1 o 2 zanahorias medianas

1 o dos patatas medianas

1 trozo de nabo o nabicol

2 patatas medianas

1boniato mediano

Cúrcuma

Sal

 

Pelotas

 

Ingredientes

 

1/4 de magro de cerdo picado dos veces

1/ 4 de ternera picada dos veces

1 huevo

1 rebanada de pan sentado del día antes grande o dos pequeñas

1 diente de ajo mediano

Perejil

Pimentón dulce de hojilla

Canela.

Pimienta negra recién molida

1 puñado de piñones

Sal

 

Arroz de primer plato

 

La medida arroz, caldo es por cada taza de arroz tres de caldo

 

Procedimiento puchero:

 

Lo primero habremos puesto en remojo los garbanzos la noche antes con un buen puñado de sal. Al día siguiente cogemos una olla grande y comenzamos, lo primero poner agua a la mitad de la olla dejar que hierva y añadir los garbanzos enjuagados y bien escurridos, deja r que hiervan un poco y comenzar aponer la carne, las costillas, el tocino y la pechuga de gallina. Dejamos un buen rato que hierva todo y desespumamos, mientras hierve el conjunto de garbanzos y carne preparamos las verduras, las pencas las limpiamos las restregamos con sal y las enjuagamos, las añadimos, pelamos las chirivías, las zanahorias, las patatas, el nabo, el boniato y la col, vamos enjuagando y añadiendo al perol, por último la carcasa de pollo, s el momento de añadir la puntada de cúrcuma al gusto. Si se quiere añadir un muslo de pollo este es el momento también, yo si pongo gallina solo pongo la carcasa. Mientras todo el conjunto se va cociendo al chup, chup, preparamos las pelotas. Lo primero que haremos es poner el pan en remojo, en un bol pondremos las dos carnes y añadiremos la yema de huevo reservando la clara (ya diré luego para que), picaremos el ajo y el perejil y añadiremos, pondremos todas a las especias y los piñones, la sal y por último la miga de pan bien escurrida. Comenzaremos a amasar primero con un tenedor y luego con la mano. Una vez todo bien amalgamado procederemos a formar las pelotas, a mi me salen siete medianas como se ven en la fotografía, es el momento de batir la clara y pasarlas por ella y al perol. Hay casas que tienen costumbre de envolver las pelotas con hojas de col peor en mi casa nunca, mi abuela siempre lo hacía así y no se deshacen. La pelotas se ponen casi cuando esta todo cocido, si al poner las pelotas vemos que el caldo ha menguado mucho calentamos en un cazo agua y la añadimos, mientras se cuecen las pelotas se integra perfectamente al puchero.

Es tradición también que el primer plato sea de arroz caldoso del caldo de puchero, así que procedemos a sacar caldo del puchero lo colamos y lo ponemos en una olla dejamos que arranque el hervor y añadimos el arroz, en el caso de que  a media cocción y dependiendo de lo caldoso que nos guste si vemos que  se queda algo más seco podemos añadirle un poco de caldo mas.

Procedemos a servir el puchero, primero el plato de arroz (se pueden hacer otros primeros que yo he incorporado pero eso será en la recetas de más abajo), Ahora al menos yo sirvo el puchero todo junto pero antiguamente primero era el arroz, luego la pelota con la patata, el tocino, la zanahoria, el boniato y la chirivía todo ello bien pisadito casi un puré, lo siguiente las pencas, la col y los garbanzos, en otro plato toda la carne y ya de ahí cada uno se servía lo que más le gustara y la cantidad que quisiera cada comensal.

Recuerdo que la olla comenzaba ya de bien temprano con el chup, chup, si veían que estaban a media cocción y el caldo se consumía más de lo previsto para los comensales que eran como s ollas aparte de grandotas su tapa hacía como un bol, le daban la vuelta y ahí ponían agua cuando ya estaba caliente la dejaban caer y se incorporaba al chup, chup de nuevo. Se tenía también un plato a la medida de la boca de la olla y se utilizaba para cuando las pelotas ya están cocidas mientras se comía el arroz para que no estuvieran en el caldo las ponían en el plato las tapaban con la tapa bol para mantenerlas calientes mientras el resto continuaba al chup, chup para que no se enfriaran el resto de ingredientes. Por supuesto que cada casa tendría su costumbre a la hora de servir el puchero yo os comparto la mía.

Yo desde hace bastantes años ya no lo hago tradicionalmente, lo cuezo en olla expres tal y como me enseño una amiga, los pasos son cocer cerrando la olla los garbanzos y la carne unos 15 minutos,, sacar vapor y abrir, poner todas las verduras y cerrar de nuevo 4 o 6 minutos sacar de nuevo vapor y abrir la olla, tendremos ya las pelotas preparadas y ya no la cerraremos mas solo tapada hasta que estén las pelotas cocidas, el tiempo se reduce considerablemente. Tampoco pongo tantos huesos de sustancia como ponía mi abuela, ella le ponía algunos huesos de cerdo, algunos mas de ternera que era la costumbre, se podía cortar el caldo casi con un cuchillo, yo he reducido la grasa considero que es suficiente con lo que pongo en cuanto se enfría se queda bien espeso.

Lo que antiguamente ponían es azafrán, yo lo he sustituido desde hace tiempo por la cúrcuma, ya que prefiero la cúrcuma a un mal azafrán que no sabes de donde viene y como ya he explicado en varias recetas (me arruino un plato el azafrán) aunque este lo compres caro. También de muchos es sabido las propiedades de la cúrcuma.

Cuantos recuerdos, porque era casi obligado el puchero cada domingo en invierno y por supuesto el día de Navidad lo tradicional era comer puchero, yo a día de hoy sigo con la tradición Navideña.

Esta entrada con todos los platos que en mi casa se hacían aprovechando el puchero la tenía casi preparada hace al mensos cuatro o cinco años pero…mi amigo y compañero bloguero Juan Hernández de “COCINA POR AFICION” puso una entrada con la misma intención y nada más lejos por mi parte que pisarle su trabajo con el puchero. Así que por fin comienzo este año rindiéndole el merecido homenaje “AL PUCHERO” y su aprovechamiento, hay algunas receta que son cosecha mía y que en casa no se hacían esto lo especificare en cada plato.

Todos los platos siguientes son aprovechamiento del puchero, los dos últimos los incorpore porque están buenos y aunque la polenta y la fregola es de la cocina Italiana le van muy bien. Muchos sabéis  de los vínculos que tengo con Italia y había que probarlo, me gusto la opción y continúo haciendo estos dos platos también.

También pienso que a Marisa de “TERMOFAN” le pueden ir bien estos platos para su proyecto de su blog de aprovechamiento. 


36 comentarios:

  1. Un plato de los de toda la vida, muy rico, reconfortante y que da mucho de sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!. Estoy segura de que tu también le sacas mucho partido al que hagas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Concha, esto es lo que se llama un puchero bien hecho, con "tos sus avíos", siguiendo la costumbre de cada lugar. En algunos sitios es típico de Navidad y en otros, que no lo hacemos, es una delicia cuando tenemos un plato tan apañao por delante. Este puchero quita el frío y el hambre a base de bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola!. Aquí he oído siempre que el puchero desmayaba, que al rato de comerlo ya se tenía hambre, supongo que se diría con cachondeito ya que lo que te metres entre pecho y espalda es bastante contundente, pero y lo bueno que está, no?. Yo ahora como ya explico no lo hago tan fuerte en cuanto a grasa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Qué rico!!! Yo esperando a que haga un poco de fresquito por estas tierras para hacer un buen cocido!!!
    Besitos fuertes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta!. Se asocia este tipo de plato a fresco desde luego pero...cuando tocamos ya noviembre hay un cierto resorte en nuestro cuerpo que parece que te empiece ya a apetecer cuchara, al menos en mi casa. Obviamente si hace calor no apetecen los caldos ni nada de cuchara.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Nada como un buen puchero y el tuyo es bien completo. Las pelotas las tengo pendientes de hacer, imagino que nada tendrñan que ver a las compradas, así que me quedo tu receta. Bss y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, yo no he comprado nunca pelotas así que no puedo opinar de como estén, prueba a hacerlas estoy segura de que te van a gustar
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Menuda sorpresa, Concha. Nunca nadie ha publicado tantas recetas para mi proyecto a la vez y derivadas de un mismo plato. Es un regalazo. Mil gracias, querida amiga.
    El puchero es tan nuestro y es tal vez el plato de aprovechamiento más importante y de nuestra tradición, en especial en Navidad.
    Yo también ahora lo hago en la olla rápida pero tomaré nota del tuyo. Por suerte, mi hijo ha seguido la costumbre y le encanta y lo prepara también.
    Hoy en día, se cocina con pocos ingredientes y rápido, es la moda.
    Estoy en la peluquería. A la tarde me leo todas las demás y te las cuelgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es un plato muy nuestro y del que ya ves todo lo que se saca y pienso que mas aún si escarbamos en toda nuestra zona. Me alegra que tu hijo haya seguido la tradición del plato.
      La olla cierto es que nos ahorra tiempo y dinero también en infinidad de platos, yo recurro según que a ella bastante.
      Me alegra un montón también que te haya gustado la idea, gracias a ti por publicarlo en tu proyecto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Buenas tardes Concha.
    Ayer estuve mirando todas las recetas que has compartido con el puchero como punto de partida.
    En cada sitio se cocina de manera distinta, aunque muy similar, lo importante de un buen puchero, es que los avíos sean de calidad, el resultado todo platos con sabor a cocina de antaño, que como dice mi padre, resucitan a un muerto, jajaja...
    El tuyo, desde luego, no podemos decir que no está bien aprovechado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Concha!. Verdad es que a lo largo y ancho de la geografía Española se hacen pucheros, cocidos etc. de muchas maneras que aunque parecidos cada uno tiene su toque y su aprovechamiento, todos igual de buenos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Concha, lo bien que sienta al cuerpo un buen puchero casero como este que tú nos traes, bien calentito, cuando aprieta el frío

    En mi casa el puchero se hacía de forma distinta, por ejemplo, sin pelota. También tengo recuerdos de como el domingo o el sábado se ponía el puchero y olía toda la casa. En fin, recuerdos...

    Me ha llamado la atención lo que nos cuentas del azafrán y la cúrcuma

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier!. Cierto es que al compartir algunas recetas estas te traen muy buenos recuerdos de guisos y demás, a mi me ocurre con muchas de las vuestras también.
      Yo recuerdo también que perfumaba toda la casa aunque en aquella época casi no nos diéramos cuenta.
      Por nuestra zona es casi obligada la pelota.
      En cada parte de España se hace variando algunos ingredientes pero la esencia la misma, estoy segura que igual de buenos, al menos los que yo he probado y son unos cuantos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Lo que me gusta a mi un buen puchero... en mi tierra se hace muchísimo. Aquí en Madrid son nas de cocido. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso Olga que ha pocas personas no les gustará un buen puchero, cocido, etc. Hasta nuestro familiares y amigos Italianos les gusto, ellos también hacen algo parecido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Concha. A esto es lo que se llama un plato completo y una comida deliciosa.
    Estos platos eran antes muy corrientes en las casas, ahora por desgracia esa costumbre se va perdiendo ya que priva otra clase de comida, no se tiene tiempo para dedicarlo a la cocina. Son otros momentos.
    Esto es un auténtico lujo. Iré viendo el resto de recetas que has puesto porque todas estarán a cada cual más rica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan!. Coincido completamente en lo de plato completo, la verdad es que el primer día comes de maravilla y luego si te queda algo agudizas el ingenio como hacían antes y vas sacando mas de un plato, te trae mucha torna que decimos por aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Concha ,este plato se merece una ola, DELICIOSO.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lolines!. Muchas gracias por lo de la ola, no pienso que tanto pero en fin...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Madre mía, pedazo de puchero ricos nos has preparado. Con lo bien que sienta en esta época del año. Me llevo mi plato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Julia sienta de maravilla y lo que bien que lo aprovechas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Concha he disfrutado leyendo tu explicación, es verdad en cada casa se hacían diferentes variaciones de esta receta, que en tu casa era puchero, en la mía cocido y en la de mi marido escudella y carn d'olla, todas deliciosas. Que gracia lo de la olla con tapadera cóncava para calentar el agua por si se tenía que añadir, y como ha variado todo desde ela olla a la expres. Recuerdo que cuando se enfriaba el caldo se podía cortar con cuchillo... Ahora mismo me comería un buen plato. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!. Me alegra te haya gustado como he enfocado el homenaje al puchero, distintas variaciones pero como bien dice igual de buenas todas.
      De esas ollas que menciono en pocas casas las hay ya.
      Si es verdad que se podía cortar con un cuchillo una vez frio, ahora acierto es que tan contundente no lo hacemos, pero sale bueno.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Una excelente explicación en donde no faltan detalles e ingredientes. Por aquí se come puchero pero con otros ingredientes. Mis abuelos españoles, quizás hicieron el puchero adaptándolo y empleando otros ingredientes de la zona a donde habían emigrado allá por 1915.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segura estoy de que tus abuelos agudizaron el ingenio para adaptar ciertas recetas de aquí para no perder sus raíces, me parece entrañable. Seguro que te he traído buenos recuerdos y me alegra aunque no sepa quien eres.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Hola Concha. Un puchero delicioso y completo para estos días de enero. Te ha quedado delicioso. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al cuerpo no lo podemos engañar y en estas fechas se agradece un buen plato de cuchara, verdad?.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Hola Concha, justamente ahora yo estoy preparando un cocido para mañana y mientras me llega el olorcito leo tu receta e imagino lo rico que estará.
    Yo creo que todos recordamos los guisos que se hacían en casa cuando éramos pequeños, ese aroma tan rico a comida de mamá que llegaba hasta el portal de casa, y que te hacía subir los escalones de dos en dos para llegar antes a comer, en fin que recuerdos, tan bonitos y tan buenos como el puchero que nos has regalado.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡Vaya platazo!
    Sé que por la zona del sur de España se le conoce como puchero, en la zona norte y centro lo llamamos cocido.
    Cuando llegué a Castilla me sorprendió que echasen al cocido lo que llamaban rellenos, jamás los había probado y no tenía ni idea de lo que eran, más tarde tuve que aprender (a mi marido le gustaban ) pero en nada se parecen a esas pelotas que mencionas, el relleno que se le echa al cocido solo lleva huevo, jamón y tocino muy picados, ajo, perejil, pan rallado bastante y un chorro de leche si fuese necesario, se mezcla todo bien, se hacen una especie de croquetas, se frien en aceite y se añaden al cocido a última hora para que no se deshagan.
    El cocido castellano tampoco lleva nabo, ni boniato ni pencas.
    Pero a mí me encantaría probar tu puchero, tiene que estar buenísimo.
    Cuando tenga un rato, te escribiré.
    Abrazos y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  17. Mmmm! Pero que rico plato, no sabia que lo llamaban puchero, creo que lo habia visto con el nombre de cocido, pero de todas formas, se ve muy bueno!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Qué rico puchero Concha!!! Yo estoy esperando que refresque un poco pr estas tierras para hacer uno!!!
    Besitos fuertes

    ResponderEliminar
  19. Me guardo la receta, gracias por visitar mi blog, besitos

    ResponderEliminar
  20. Querida Concha, nos has preparado un puchero de lo más completo. Da gusto ver esa magnifica bandeja con todos sus ingredientes. Te felicito. Besos

    ResponderEliminar
  21. Hoy google me ha dejado entrar en tu espacio, me imaginé que habías publicado una receta nueva, pero ese puchero tuyo sí merece estar en pantalla para sacar el frío y alimentar a un regimiento, es completísimo.
    Me imagino que tendrás una buena olla para hacerlo, lo digo por la cantidad de ingredientes que lleva.
    Cuando preparo cocido para hijos y nietos, tengo que utilizar dos ollas como mínimo.
    En carnavales es típico, te hablo de Galicia, echar al cocido lacón y botillo, este último, es una tripa gruesa del cerdo rellena con huesos de costilla, rabo, cabeza, adobados, ahumados al arder madera de roble y secados unos días al frío o en secaderos especiales, tienen fama los del Bierzo.
    En fin, que al igual que tu puchero, este cocido sacia el apetito y calienta el estómago.
    Disfruta de este día en el que el amor es el protagonista, tú lo tienes a tu lado, eres una privilegiada. Felicidades de corazón.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  22. Hoy me haces feliz con este plato. El puchero (caldo amb escorregut o carn d'olla en mi tierra) es uno de los platos con los que disfrutamos más en tiempos de frío.
    Lástima que este año hace más temperatura de gazpacho que de puchero... que le vamos a hacer.
    PTNTS
    Glòria

    ResponderEliminar